Skip to main content.

Clínica Tepati: cuidado de salud para californianos sin seguro médico

Luis Miguel Farías-Villa and Isabel Ayala-Ávila
Asequibilidad
The USC Center for Health Journalism Collaborative
February 20, 2019

Luis Miguel Farías-Villa, un residente de Sacramento de 29 años de edad, tiene parálisis cerebral. Al igual que alrededor de un millón y medio de inmigrantes que viven en California, el joven no cumple con los requisitos para recibir seguro médico.

Luis Miguel contrajo sarampión a los 8 meses, en su nativo México  y como resultado desarrolló parálisis cerebral y también epilepsia, lo que puede causarle convulsiones que amenazan su vida. Al recibir el diagnóstico, su madre, Isabel Ayala-Villa tomó la decisión de emigrar a Estados Unidos, para que su hijo pudiera tener acceso a los últimos tratamientos médicos

“Decidí dejar todo lo que teníamos allá para venirme con él”, indicó Ayala-Villa. “Tuvimos que pasar por el cerro (…) Toda la noche caminamos, (…) y a él lo traían abrazado porque no podía caminar”, recordó la madre. En la actualidad, Luis Miguel mide 6 pies de altura y pesa más de 200 libras, lo que hace difícil poder contenerlo cuando tiene un ataque.

“[El caso de Luis Miguel] es uno de esos casos muy sensibles”, explicó Jasmín Jesenia Santos-Alarcón, administradora ejecutiva de la Clínica Tepati, de Sacramento. “Si [Luis Miguel] no puede agarrar su dosis de medicina en cierto día y a cierta hora, puede tenerefectos muy graves”, señaló refiriéndose a los posibles ataques de epilepsia del joven mexicano.

La realidad del inmigrante

Al llegar al país del norte, la madre de Luis Miguel se encontró con una realidad muy diferente a la que había imaginado. Al no tener un estatus migratorio legal, el joven no podía recibir el seguro médico que Ayala- Villa tanto anhelaba.

La madre es viuda y tiene dos trabajos para poder solventar el cuidado y los medicamentos de su hijo. Cada mañana, Ayala se levanta a las 5 de la mañana para bañar y vestir a su hijo y luego se va a trabajar para mantener a toda su familia. Anahí, la hija de Ayala-Villa se queda en el tráiler que comparte la familia, cuidando a su hermano y a su abuela.

Cuando la madre pidió cobertura para su hijo, por medio de un programa especial de Medi-Cal, le dijeron que ganaba “demasiado” para calificar.

A su vez, Ayala-Villa necesita una histerectomía, pero tampoco califica para la operación y para Medi-Cal por  ser indocumentada. Como resultado del sangrado, la madre ha desarrollado anemia.

“Hace 8 años que estoy esperando para poder operarme. Me dijeron que me regrese a México para hacerme la cirugía”, compartió.

Clínica Tepati: una opción de salud

Ayala-Villa encontró el cuidado médico que buscaba para su hijo en la Clínica Tepati, un centro de salud de Sacramento, que atiende a pacientes los fines de semana, independientemente de su cobertura y estatus migratorio.

El centro médico, que abrió sus puertas casi 45 años atrás, está dirigido por estudiantes voluntarios de la Universidad de California, Davis, y ofrece servicios a bajo costo. Santos-Alarcón dijo que la mayoría de los pacientes son indocumentados.

“Nuestros servicios son muy limitados así que trabajamos con otras clínicas que tienen una misión similar y podemos referirlos a un oftalmólogo, al dentista, o a radiología”, explicó la estudiante de medicina.

Según Ayala-Villa, el medicamento que normalmente le costaría $1,500 dólares, ahora puede comprarlo con un cupón de la clínica y le cuesta entre $180 y $200 dólares. Antes de encontrar la clínica Tepati, la madre tenía que pagar $250 por cada visita, para que el doctor le recetara el medicamento. Cuando no tenía el dinero para la visita, no podía comprarlo y su hijo quedaba expuesto a los ataques, resultado de la falta de medicina.

Pero la clínica Tepati ofrece mucho más que medicamentos a bajo costo, y los pacientes dicen que en ella se sienten bienvenidos y respetados. 

“Hay muchos que se identifican con la historia de uno. Me dicen, ‘Mi mamá pasó por lo mismo. Mi mamá es ilegal´. Lo hacen sentir a uno como en familia”, expresó la madre.

“Muchos de los estudiantes venimos de comunidades como la que servimos. Muchos somos indocumentados o venimos de una comunidad latina”, agregó Santos-Alarcón, cuyos padres llegaron de Guatemala.

Un total de 80 estudiantes, algunos de ellos beneficiarios de DACA, realizan sus prácticas en nueve clínicas similares a Tepati. Entre 2017 y 2018, los estudiantes ofrecieron sus servicios a alrededor de 900 personas, 82% de las cuales eran latinas y más de la mitad tenían diabetes.

“Los sábados, vemos un promedio de entre 35 y 40 pacientes”, indicó Santos-Alarcón. “Muchos pacientes necesitan hablar y sentirse seguros. Nosotros proveemos un ambiente en el que pueden abrirse y expresarse sin la barrera del lenguaje”.

En su primer día como gobernador, Gavin Newsom introdujo un plan de seguro médico para expandirle a los beneficios a más inmigrantes indocumentados y en donde también busca que los precios de medicamentos sean más accesibles.

Follow the USC Center for Health Journalism Collaborative series "Uncovered California" here

About This Series

Este proyecto es resultado de un innovador emprendimiento periodístico —The USC Center for Health Journalism Collaborative— que incluye una variedad de medios informativos de todo el estado de California dedicados a presentar informes conjuntos sobre las personas sin seguro médico que residen en el estado. Entre los medios informativos se incluyen los periódicos de Gannett Co., McClatchy Corp., La Opinión y Southern California News Group, así como también las emisoras Capital Public Radio y Univisión.

More stories on Asequibilidad

Topics in this Series

  • Asequibilidad
  • Acceso a los cuidados
  • Ampliación de la cobertura
  • Personas indocumentadas y sin Seguro
  • Soluciones legislativas