Skip to main content.

El auge del sector de los grandes almacenes de depósito ofrece puestos de trabajo, aunque no cobertura de salud

A forklift operator moves a pallet of goods at a warehouse, prepping for delivery. Photog: Ted Warren/AP
(Photo by Ted Warren, AP)
Asequibilidad
USC Center for Health Journalism News Collaborative
September 23, 2019

El almacén de depósito mal ventilado ubicado en Murrieta se encontraba habitualmente cerrado en forma hermética, ni siquiera había una puerta entreabierta para permitir que se colara una leve brisa. Luis Rossy recuerda trabajar durante la noche y sufrir una tos constante, la misma tos que tenían sus compañeros de trabajo mientras procesaban grandes cargamentos de pan.

La carga llegaba. Rossy la clasificaba. La contaba. Verificaba dos veces. Apilaba los cajones en los montacargas. Y luego una fila de camiones semirremolque recogía la carga y la distribuía. El pan se almacenaba en los estantes de las tiendas de alimentos, mercados y pequeños puestos en todo el sur de California.

“Hacía todas las horas extra que podía”, recuerda Rossy, de 30 años. “En un momento necesité urgentemente tener cobertura de salud. Estaba sufriendo un alto nivel de ansiedad al intentar manejar la situación de mi casa y el trabajo. Necesitaba realmente hacer terapia y empecé a tener problemas respiratorios, me costaba respirar.

Pero sin tener cobertura de salud, el cuidado era inasequible.

Semejante a muchos empleados de bajos salarios del sector de logística en Inland Empire, Rossy señala que no cumplía los requisitos para recibir seguro de salud del almacén de depósito o la agencia de empleo que lo puso en contacto con el trabajo.

La situación de Rossy refleja la dinámica única que se plantea en Inland Empire, a diferencias del resto del estado de California, según expertos y estudios regionales. La región, conformada por los condados Riverside y San Bernardino, incluye un porcentaje mucho más alto que el promedio estatal de trabajadores sin cobertura que califican para recibir cobertura gratis, de bajo costo o subsidiada a través de Medi-Cal o Covered California. Sin embargo, continúan sin recibir cobertura.

Eso se debe en gran parte a que los trabajadores de bajos salarios de la región a menudo no tienen opciones de cobertura por parte de sus empleadores, según entendidos que siguen la economía local. Otros califican para recibir cobertura a través de Covered California, el mercado de seguros del estado creado a través de la Ley de Salud Asequible (ACA), pero incluso los planes subsidiados les resultan demasiado caros. Algunos califican para recibir cobertura gratis a través de Medi-Cal, el programa de Medicaid de California, pero no conocen sus opciones y continúan sin seguro de salud.

“Una economía de contratos a término ofrece a los trabajadores flexibilidad y un flujo constante de ingresos, pero eso tiene un costo y se sacrifican cosas importantes, como el acceso al cuidado de la salud”, dice Verónica Alvarado, coordinadora de programas de Warehouse Resource Center con sede en Ontario, una organización sin fines de lucro dedicada a mejorar las condiciones laborales en los almacenes de depósito del sur de California.

Los trabajadores de bajos salarios no pueden pagar por la cobertura  

El porcentaje de residentes sin cobertura en los condados Riverside, San Bernardino e Imperial ha disminuido a menos de la mitad desde que el estado implementó la ley ACA en todo el estado, según Insure the Uninsured Project.

Pero cuando se trata de aquellos sin cobertura, los números de Inland Empire se distancian del estado en su conjunto. El centro de atención en todo el estado se ha puesto en los residentes adultos indocumentados que no tienen derecho a recibir programas de salud patrocinados por el gobierno.

Sin embargo, se piensa que para el año 2020 este grupo constituirá un porcentaje más bajo de los 490,000 individuos sin cobertura en Inland Empire que en California en su conjunto, según las proyecciones más recientes del Centro para la Investigación Laboral y la Educación de UC Berkeley y del Centro de Políticas de la Salud de UCLA.

Además, un porcentaje mucho más alto de personas sin cobertura en la región podría cumplir con los requisitos para inscribirse en Medi-Cal o en los planes subsidiados de Covered California.

Las cifras tienen sentido para aquellos que han trabajado y estudiado a la población sin cobertura de la región.

En 2016, el 41% de los trabajadores de Inland Empire tenían bajos salarios (percibían menos de 14.35 dólares la hora), en comparación con el 32% del estado en su conjunto, según el Centro para la Investigación Laboral y la Educación de UC Berkeley.

Los dos grandes sectores de la región, la agricultura y el trabajo en almacenes de depósito, generalmente no ofrecen cobertura de salud porque emplean a trabajadores por temporada o provisionales que no califican para recibir los beneficios de los empleados a tiempo completo, según Bradley Gilbert, director ejecutivo de Inland Empire Health Plan, el plan de salud sin fines de lucro más grande de Medi-Cal y Medicare en la región.

La ley ACA exige a los empleadores con 50 o más trabajadores que ofrezcan seguro de salud asequible y cumpla con los requisitos mínimos establecidos por el estado.

No obstante, durante el año 2017, solo el 42% de los adultos menores de 65 años en Inland Empire recibió cobertura de salud patrocinada por los empleadores, en comparación con el 51% en todo el estado, según la encuesta California Health Interview Survey de UCLA

Los datos federales indican que el dilema que enfrenta la clase obrera pobre trasciende a Inland Empire.

Solo uno de siete trabajadores pobres recibieron seguro de salud a través de su trabajo en el año 2017, en comparación con más del 84% de los residentes de EE. UU. de clase media, según Kaiser Family Foundation.

Aunque las tasas a nivel general de las personas sin cobertura no tienden a variar considerablemente de un lugar a otro, los motivos de no recibir cobertura a veces varían ampliamente. Por ejemplo, se piensa que los residentes indocumentados representen por lejos la porción más grande de personas sin cobertura del Condado Los Ángeles en 2020. En Inland Empire, mientras tanto, la porción de personas que cumple con los requisitos para recibir seguro de salud gratis o subsidiado por el gobierno se piensa que excede en 70,000 la cantidad de individuos indocumentados.

Sin embargo, lo que suceda en Sacramento podría cambiar la situación.  El presupuesto recientemente aprobado amplía la cobertura Medi-Cal a los adultos jóvenes indocumentados y menores de 26 años, además de establecer una multa individual que se deberá pagar si la persona no tiene cobertura en California, con el objetivo de sustituir la multa federal derogada por el Congreso. La multa individual a nivel estatal se aplica a las personas sin seguro, por lo tanto, es probable que una mayor cantidad de californianos obtenga cobertura.

Los subsidios adicionales para aquellos que dependen de Covered California podrían aliviar tanto a los más pobres que cumplen los requisitos para participar en el mercado de seguros estatal, como también a los californianos que al presente perciben ingresos levemente superiores a lo establecido para calificar para los subsidios federales.

Los almacenes de depósito ofrecen puestos de trabajo, pero no cobertura de salud

El sector de empleados con salarios bajos en el sector de los almacenes de depósito es uno de los colectivos de empleadores más grandes de Inland Empire. El sector agrícola emplea muchas menos personas y paga a sus empleados la mitad del salario anual que perciben los trabajadores del sector de almacenes de depósito, según datos federales.

The USC Center for Health Journalism News Collaborative intentó ponerse en contacto con varias empresas y agrupaciones del sector para obtener sus comentarios sobre la política de cobertura de salud para sus empleados, pero ninguno respondió a nuestra solicitud.

Muchos trabajadores en la región que no tienen seguro de salud intentan automedicarse, emplean tratamientos alternativos o buscan atención médica fuera del país en lugares como Tijuana, México, señala Alvarado, coordinadora de programas de Warehouse Resource Center.  También buscan recibir atención en salas de urgencia y centros de atención en caso de urgencia.

“Debemos comenzar a responder a la relación laboral precaria que experimentan nuestras comunidades”, señala.  

Ellen Reese, profesora de sociología de UC Riverside, entrevistó a más de 350 trabajadores de almacenes de depósito de Inland Empire en 2012 y 2013, antes de que la ley ACA fuera implementada totalmente. En aquel entonces, señala, entre el 70% y 80% de los trabajadores no contaba con seguro de salud.

“La falta de acceso al cuidado de la salud estaba generando mucha ansiedad mental y estrés”, agrega. “Como muchos de ellos son trabajadores provisorios, prefieren no reclamar la falta de beneficios por temor a volverse menos competitivos cuando llegue el momento de conseguir un nuevo empleo. Estos trabajadores se encuentran en una situación muy vulnerable”.

Las iniciativas para brindar estos cuidados de la salud tan necesarios para las personas sin cobertura de la región sufrieron recientemente un revés debido al repentino cierre de Health to Hope Clinic, que ofrecía servicios médicos gratis o de costo reducido antes de cesar sus funciones en abril de este año.

En 2018, la clínica atendía a 4,200 pacientes en sus instalaciones en Riverside, así como también en unidades móviles. De ese total, 20% eran personas sin cobertura. En la actualidad, la región tiene dificultades para encontrar recursos de atención médica para esos pacientes afectados por el cierre.

“Cualquier cosa que el estado haga para asegurarse de que todo ser humano tenga acceso a cuidados de la salud asequibles y de alta calidad es algo bueno”, afirma Bill Ballas, director ejecutivo de la clínica clausurada.

Los trabajadores de los almacenes de depósito que son indocumentados se enfrentan a un panorama incluso peor.  

Blanca Zarazua, de 46 años y residente de San Bernardino, señala que trabajó alrededor de 40 horas semanales en un almacén de depósito en Riverside donde ganaba 12 dólares la hora. Sufrió una lesión en el trabajo a comienzos del 2019 al tropezarse con cajas vacías diseminadas por el depósito, lo que causó que una pila de pallets cayera sobre ella. No tenía ningún tipo de cobertura de salud, por lo tanto, decidió esperar unos días antes de recurrir a la clínica sin costo de Los Ángeles, lugar que conocía.

“Las familias deben decidir todos los días y todos los meses del año qué cosas pagar: el alquiler, la cuota del automóvil, alimentos y ropa, o pagar por la cobertura médica”, señala Claudia Castorena, cofundadora de Galilee Center en Mecca. “Por eso, diría que el cuidado de la salud siempre está al final de la lista, y es una decisión difícil e injusta que tenemos que tomar”.

Follow the USC Center for Health Journalism Collaborative series "Uncovered California" here 

About This Series

Este proyecto es resultado de un innovador emprendimiento periodístico —The USC Center for Health Journalism Collaborative— que incluye una variedad de medios informativos de todo el estado de California dedicados a presentar informes conjuntos sobre las personas sin seguro médico que residen en el estado. Entre los medios informativos se incluyen los periódicos de Gannett Co., McClatchy Corp., La Opinión y Southern California News Group, así como también las emisoras Capital Public Radio y Univisión.

More stories on Asequibilidad

Topics in this Series

  • Asequibilidad
  • Acceso a los cuidados
  • Ampliación de la cobertura
  • Personas indocumentadas y sin Seguro
  • Soluciones legislativas