Skip to main content.

Gavin Newsom consulta la guía de referencia del plan Obamacare para llegar a aquellas personas que son difíciles de contabilizar y de incluir en la cobertura de salud

(Photo: Mandel Ngan/AFP/Getty Images)
(Photo: Mandel Ngan/AFP/Getty Images)
Asequibilidad
USC Center for Health Journalism Collaborative
May 23, 2019

Folletos en las clínicas que brindan servicios a las personas sin cobertura. Visitas a los hogares por parte de “promotores del censo”. Anuncios en idioma español en los medios de comunicación.

Con millones de dólares en fondos federales en juego, California intenta llevar a cabo algunas estrategias poco habituales a fin de animar la participación de los sectores de la población que son difíciles de contabilizar en los censos. El estado también busca explorar maneras de conectar a estos sectores con otras medidas públicas de difusión, incluidas aquellas orientadas a los californianos sin seguro de salud.

El público objetivo que el estado busca contabilizar en el censo a través de estas medidas tiende a ser pobre. Muchos de ellos no tienen acceso a una vivienda estable ni a un medio de transporte. Una gran cantidad son indocumentados y un número incluso mayor proviene de familias de situación migratoria mixta, en la que algunos miembros se encuentran legalmente en el país y otros no.

Estos factores también contribuyen a que se observen altos índices de personas sin cobertura en dichas comunidades, ya que su situación migratoria y la asequibilidad son los principales obstáculos para tener acceso a un seguro de salud en California.

“Existe una gran superposición entre ambas poblaciones”, señala Maricela Rodríguez, que trabaja en la campaña de difusión del censo en la oficina del gobernador. “Hay motivos para que sean difíciles de contabilizar”.

El estado ya está trabajando para coordinar las medidas de difusión del censo en dichas comunidades con otras campañas de información pública, como su las medidas para animar a los californianos a estar preparados en caso de catástrofes naturales. Si la legislatura aprueba el plan de Newsom para ampliar la cobertura de salud a una mayor cantidad de inmigrantes indocumentados, las medidas para fomentar la inscripción en dicho programa podrían ser coordinadas con la campaña de difusión del censo, afirma Rodríguez.

El estado basará sus medidas en el trabajo ya realizado para inscribir a las personas en el plan de seguro médico durante la implementación de la Ley de Salud Asequible, señaló Daniel Zingale, jefe de estrategia del gobernador Gavin Newsom.

Dicha estrategia implica trabajar en colaboración con grupos comunitarios, como las clínicas médicas que brindan servicios a las personas sin seguro, así como también alejarse de lo que Zingale denomina un abordaje “convencional” a las campañas de información pública.

“Contratar una empresa especialista en relaciones públicas y comprar mucho espacio en televisión, esa es la manera antigua de proceder”, afirmó Zingale. “Lo que realmente estamos intentando hacer es cambiar esa manera de pensar para que el dinero se gaste con mayor eficacia, eficiencia y realmente llegue a las personas que buscamos alcanzar”.

Esto puede significar llevar folletos a clínicas que brindan servicios a personas sin seguro y enviar a “promotores del censo” que hablen español a realizar visitas a hogares.

El estado gastará 90,000,000 dólares en medidas para promocionar y divulgar el censo, las que estarán orientadas a las comunidades más vulnerables que tienen mucho que perder de no ser contabilizadas en su totalidad. Newsom desea agregar otros 50,000,000 dólares.

California recibió en 2016 aproximadamente 115,000,000,000 dólares del gobierno federal destinados a programas que asignan fondos según los datos del censo. El estado podría perder decenas de millones de dólares en caso de un subconteo, cuyo impacto estaría principalmente concentrado en las comunidades más necesitadas que generalmente son las más difíciles de contabilizar, según la Oficina de Análisis Legislativo (LAO, por sus siglas en inglés), una agrupación no partidaria.

En caso de un subconteo, no se espera que esto reduzca la financiación para los programas de Medi-Cal o el Programa de Seguro de Salud para Niños que se destina a California. Sin embargo, el estado probablemente perdería millones de dólares asignados a programas de cuidado infantil, tratamiento para el abuso de sustancias y otros servicios sociales, según LAO.

Debido a que las cifras obtenidas en el censo afectarán la formulación de políticas durante la próxima década, las mismas tendrán un impacto a largo plazo en la distribución de los fondos que el Congreso le asigna a California en el futuro, señaló Zingale.

En caso de un subconteo considerable, California podría hasta perder una banca legislativa, aunque LAO afirma que este escenario es poco probable.

Las pérdidas a causa de un subconteo en el censo probablemente se concentrarían en las comunidades menos privilegiadas que son las más difíciles de contabilizar, afirmó Sarah Bohn, investigadora del Instituto de Políticas Públicas de California.

Casi 4,500,000 de californianos residen en áreas con alto riesgo de no ser contabilizadas en su totalidad en el censo, según el análisis de los datos del organismo federal realizado por el USC Center for Health Journalism Collaborative. Según los datos, 4 de 5 personas residen en comunidades donde los latinos son la mayoría.

Las clínicas médicas que atienden a estos sectores de la población están llevando a cabo medidas para que estas personas sean contabilizadas. Christian Arana, director de políticas de la organización sin fines de lucro Latino Community Foundation, señala que los centros de atención de la salud ofrecen una oportunidad única para aumentar la conciencia sobre el censo.

“Si las clínicas médicas comunitarias ya son lugares a los que acuden los latinos, ¿por qué no establecer puestos para completar el censo en estos lugares de servicio?”, se preguntó, refiriéndose a las estaciones donde los pacientes podrían completar el censo en línea. “Nos enfrentamos a muchas dificultades con el censo. Tiene sentido buscar la colaboración de estas clínicas de salud”.

Los defensores señalan que será clave fortalecer la confianza en las comunidades, las que tradicionalmente han mostrado reticencia ante las medidas del gobierno, para así lograr la participación de todas las personas, especialmente en el caso de mantenerse en el censo una pregunta sobre ciudadanía como propuso la administración Trump. La pregunta, que está siendo impugnada en los tribunales, pide indicar al encuestado su situación en relación con la ciudadanía, y se espera que esto tenga un efecto disuasivo entre algunos inmigrantes y evite que participen en el censo.

Al igual que con la Ley de Salud Asequible, recibir mucha información errónea sobre el censo podría intimidar a las personas y causar que no participen, señaló Rodríguez.

“Descubrimos que la clave para desactivar las políticas tóxicas era contar con los mensajeros adecuados”, afirmó Zingale, refiriéndose a las organizaciones comunitarias y de medios multiculturales, como los medios de comunicación en español.

Los pacientes dicen que tienden a confiar en las clínicas que atienden principalmente a pacientes indocumentados y de bajos ingresos, ya que generalmente ofrecen servicios en varios idiomas y no hacen preguntas acerca de la ciudadanía.

Colocar folletos, mostrar videos en salas de espera o informar a los pacientes cuando llaman para solicitar una cita, son algunas de las maneras en que Arana señala que las clínicas de todo el estado podrían colaborar con el censo. Su agrupación es una entre las aproximadamente dos docenas de organizaciones sin fines de lucro que reciben subsidios de la oficina del censo del estado para llegar a los sectores de la población de difícil alcance.

Algunos proveedores de la salud están incursionando lentamente en el terreno político, especialmente cuando la financiación para los programas públicos podría verse en riesgo. La red de clínicas AltaMed del Sur de California inscribió con éxito a miles de pacientes latinos como votantes durante las pasadas elecciones internas celebradas en junio.

Este año preparará a un equipo de “promotores del censo” para que visiten los hogares y ofrezcan apoyo e información en las clínicas. También establecerá kioscos en las clínicas de vecindarios clave e incorporará mensajes y recordatorios sobre el censo en las grabaciones de espera que se incluyen en todas las llamadas recibidas.

Jennie Carreón, vicepresidenta de participación cívica de AltaMed, la considera una campaña para “Salir a promover el censo”. 

“El gobierno federal ha recortado los fondos destinados a funcionarios del censo que hagan trabajo de campo”, afirmó. “Por lo tanto, queremos decirles a todos que tan pronto como reciban la postal con su código, diríjanse a cualquier lugar con mensajeros de confianza”.

Si bien los latinos constituyen el grupo más numeroso que el censo podría no contabilizar en su totalidad, los expertos afirman que también es poco probable que las otras minorías que no confían en las encuestas del gobierno contesten las preguntas. Y en el caso del censo del 2020, la mayoría de las personas deberá contestar por primera vez las preguntas en línea, lo que agrava aún más la situación de las personas que viven en zonas geográficas con acceso limitado a Internet.

Lorenda Sánchez, directora ejecutiva de California Indian Manpower Consortium, recibió recientemente un subsidio estatal para aumentar la conciencia acerca del censo entre los indígenas americanos y las comunidades tribales.

“Representamos al sector más pequeño de la población y nos desestiman con demasiada frecuencia”, señaló en una conferencia de prensa haciendo referencia al alcance del censo. “Por ser invisibles, como otras poblaciones, nuestras comunidades reciben pocos o ningún tipo de fondos, los que son fundamentales para los programas de salud, vivienda, servicios infantiles, educación e infraestructura”.

 Follow the USC Center for Health Journalism Collaborative series "Uncovered California" here

About This Series

Este proyecto es resultado de un innovador emprendimiento periodístico —The USC Center for Health Journalism Collaborative— que incluye una variedad de medios informativos de todo el estado de California dedicados a presentar informes conjuntos sobre las personas sin seguro médico que residen en el estado. Entre los medios informativos se incluyen los periódicos de Gannett Co., McClatchy Corp., La Opinión y Southern California News Group, así como también las emisoras Capital Public Radio y Univisión.

More stories on Asequibilidad

Topics in this Series

  • Asequibilidad
  • Acceso a los cuidados
  • Ampliación de la cobertura
  • Personas indocumentadas y sin Seguro
  • Soluciones legislativas