Skip to main content.

Los centros de salud con base en las escuelas del estado de California contribuyen a cerrar la brecha entre los menores sin cobertura

First grader Stephanie Rojas, 7, walks back to her class with dental coordinator Gizelle Jacobs after a dental visit
Credit: The Sacramento Bee / Paul Kitagaki Jr.
Acceso a los cuidados
USC Center for Health Journalism Collaborative   
July 01, 2019

Se calcula que alrededor de 300,000 menores en California no tendrán cobertura médica el año próximo, a pesar de cumplir con los requisitos para recibir los beneficios de Medi-Cal, según las proyecciones más recientes del Centro de Investigación sobre Políticas de la Salud de UCLA y el Centro Laboral de UC Berkeley Labor Center —aunque se espera que las nuevas leyes estatales sobre la atención médica logren disminuir estas cifras. Los expertos afirman que una infinidad de motivos, tanto nuevos como antiguos, son los responsables de que una gran cantidad menores no estén inscriptos, aunque los programas de contacto con la comunidad de las escuelas ayudan a garantizar el acceso. 

“Los centros de salud con base en las escuelas siempre juegan un papel a la hora de establecer contacto e inscribir usuarios (en los programas de salud)”, señaló Tracy Méndez, directora ejecutiva de la Alianza de Centros de Salud con Base en las Escuelas de California. “Lo bueno sobre algunos de nuestros programas de salud, especialmente en California, es que ofrecen maneras en que los proveedores pueden ayudar a sus pacientes a inscribirse en estos programas en el mismo lugar donde reciben atención médica”.

Los millones de dólares en financiación obtenidos gracias a la Ley de Salud Asequible ayudaron a allanar el camino y aumentar en un 34 por ciento la cantidad de programas de salud con base en las escuelas en todo el país desde el año 2011, según un informe reciente de Health Affairs.

California agregó 92 programas desde 2007, según datos de la Alianza. En los distritos escolares públicos de California operan más de 200 clínicas, las que ofrecen atención dental, cuidados médicos primarios, salud mental y otros servicios, si bien esto representa tan solo una fracción de los más de  1,000 distritos que existen en el estado.

La mayoría de los programas se encuentran en el Condado Los Ángeles, donde los proveedores cubren unas 75 localidades. Muchos centros juegan un papel demasiado predominante como proveedores de salud reproductiva y salud mental, al tiempo que aumenta la demanda de dichos servicios en las escuelas. Algunos centros de salud comunitarios han llegado tan lejos como colocar edificios de ladrillo y cemento en las escuelas desde donde brindar servicios a los estudiantes y la comunidad circundante.  

“Las escuelas no son lo suficientemente grandes para poder alojar una clínica dedicada solamente a brindar servicios a la escuela”, señaló Anitha Mullangi, directora médica en jefe del Centro de Bienestar Infantil y Familiar de St. John’s, que gestiona cinco programas con base en las escuelas en el Condado Los Ángeles.    

“Estas clínicas se ubican fuera de las instalaciones escolares y están abiertas al público”, indicó Mullangi, “por lo tanto, es mucho más fácil atender pacientes y evitar que ingresen al predio escolar”.       

GARANTIZAR EL ACCESO EN FRESNO

Los problemas médicos, como el dolor de muelas, las dificultades auditivas sin tratar y los problemas visuales sin corregir pueden perjudicar el aprendizaje, según indican diversos estudios. Estas complicaciones pueden agravar las consecuencias, especialmente en el caso de menores provenientes de familias de bajos ingresos.

Por tanto, centros educativos, como la Escuela Secundaria Gaston de Fresno, comenzaron a atender de manera más urgente la salud de su plantel estudiantil compuesto por más de 800 estudiantes. Desde 2014, el Centro de Salud y Bienestar de la Escuela Secundaria Gaston está instalado en el predio escolar en una construcción independiente bajo la gestión de la Clínica Sierra Vista, un centro de salud calificado a nivel federal que ofrece atención a las comunidades más desfavorecidas.

“No se puede enseñar a un niño que no se siente bien”, dijo Felicia Quarles Treadwell, directora de la secundaria. “También nos permite continuar cuidando de nuestra comunidad”.

El 75 por ciento de la población de la Escuela Secundaria Gaston es latina, y casi el 25 por ciento de los alumnos de este año fue clasificados como estudiantes de inglés, según indican los datos obtenidos.  

Quarles Treadwell no pudo determinar cuántos estudiantes reciben Medi-Cal o no tienen cobertura de salud. Aunque la secundaria se encuentra en una zona que “considerada relativamente como de nivel socioeconómico bajo”, agregó. “Por lo tanto, diría que el porcentaje de personas con seguro privado en comparación con Medi-Cal es mucho más bajo”.

En el Centro de Salud y Bienestar de la Escuela Secundaria Gaston, los alumnos sin cobertura son asignados al  programa Gateway de Salud y Prevención de Discapacidad Infantil que ofrece cobertura provisoria hasta que solicitan y reciben los beneficios de Medi-Cal, afirmó Reyna Villalobos, directora de programas y salud de la población de la Clínica Sierra Vista.

“Ningún menor queda sin cobertura”, indica Villalobos. “Este el punto de entrada”.

Tres de los hijos de Raquel García asisten a esta clínica como su proveedor permanente de cuidados médicos. García comenzó a visitar la clínica hace tres años. Sus hijos ya estaban inscriptos en Medi-Cal cuando los transfirió al centro de salud con base en la escuela, afirmó García.

La comodidad era una gran ventaja. Generalmente, cuando los estudiantes se enferman, se los lleva a la oficina de la enfermera, señaló García. Si necesitan algún tratamiento, la escuela llama a los padres antes de trasladarlos a la clínica para que los vea un médico. Como pacientes habituales, sus hijos pueden dirigirse directamente a la clínica. 

“Si se enferman, pueden recibir tratamiento más rápido aquí”, dijo García. 

Si bien Medi-Cal es una salvación para muchos, el programa continúa teniendo un bajo nivel de uso en comparación con otros estados. Menos de la mitad de todos los menores de California inscriptos en el programa utilizó los servicios preventivos en 2017 —lo que representa uno de los índices de utilización más bajos del país, ubicándose en el puesto decimoprimero desde la base, según la auditoría estatal divulgada en marzo.

Es más, los nuevos datos obtenidos de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid indicaron que la inscripción de menores en el programa Medi-Cal disminuyó un 3 por ciento a finales de 2018 en comparación con el mismo período el año anterior.

Lo que no queda claro es la causa de este descenso. Observadores como Méndez de la Alianza de Centros de Salud con Base en las Escuelas de California responsabilizó a la administración Trump por el temor que les genera a los inmigrantes usar los programas gubernamentales. El presidente también propuso cambios a la normativa pertinente a la “carga pública” —una prueba que determina la probabilidad de que un inmigrante se vuelva dependiente de la asistencia del gobierno, lo que podría hacer aún más difícil la obtención de la residencia permanente.

“En términos más generales, se trata del temor que sienten las familias inmigrantes de ser identificados como beneficiarios de programas públicos o de tener que compartir su información con el condado o el estado para poder utilizar programas como Medi-Cal”, indicó Méndez.   

LIMITAR LOS OBSTÁCULOS EN SACRAMENTO 

Muchos distritos escolares han tenido un proceso lento en la adopción de dichos centros de salud con base en las escuelas. Posiblemente el proyecto piloto en Twin Rivers se expanda por primera vez a dos distritos linderos de Sacramento para el próximo año escolar.

Provistas de un higienista dental y un asistente, las clínicas abren sus puertas dos veces a la semana en diversas escuelas de alta necesidad donde probablemente los estudiantes tienen la mejor oportunidad de lograr una consulta con un dentista.

Estas clínicas se denominan centros de atención dental virtuales, ya que se trata de un proyecto piloto llevado a cabo en el condado que les permite a los menores recibir controles de rutina en su escuela, sin importar si los alumnos tienen o no cobertura de salud. El dentista examina los rayos X y otros estudios realizados en un consultorio fuera del predio escolar, a donde se remiten los estudiantes que necesitan algún tipo de procedimiento en mayor profundidad.

El programa dental tuvo 339 estudiantes inscriptos durante este año escolar, la mayoría de los cuales ya estaban inscriptos en Medi-Cal. Sin embargo, dos de cada diez menores no tuvieron una consulta dental durante todo el año pasado.

Cuatro proveedores de salud —WellSpace Health, Western Dental, Blue Hills Dental y Sacramento Native American Health Center— operan en 18 escuelas de Sacramento. La coordinación garantiza que, aunque un estudiante reciba atención médica a través de otro proveedor de Medi-Cal, los padres pueden cambiar fácilmente para que su hijo reciba tratamiento en el centro educativo.

Si los padres están de acuerdo, los proveedores se encargan de realizar la mayoría de los trámites administrativos. Pero incluso así, los buscadores de atención dental— un papel creado para guiar a los padres a superar cualquier obstáculo que pueda surgir— se enfrentan a dificultades a la hora de participar.

“Lo que se busca es que será sustentable”, señaló Kagstrom, “por lo tanto, aunque el programa piloto finalice, los proveedores dentales pueden permanecer en la escuela bajo el modelo de funcionamiento que se haya comprobado en ese lugar”.

La colaboración hace que el modelo del “centro virtual de atención dental” sea singular. Pero es poco frecuente en muchos otros programas de salud con base en las escuelas, lo que algunos sostienen que representa un obstáculo para acceder al tratamiento.

Los Centros de Salud Elica, ubicados en Sacramento, recibieron un subsidio federal para prestar servicios a parte de los 50,000 estudiantes del Distrito Escolar Unificado San Juan ubicado en las inmediaciones. Compraron camionetas y ofrecen clínicas móviles en cuatro escuelas, donde se realizan exámenes físicos y se brinda tratamiento para otros problemas de salud. 

Una vez en el predio escolar, el grupo debe enfrentar las restricciones sobre a quiénes pueden ofrecer tratamiento y cómo llevarlo a cabo, indicó David Hughes, director de operaciones de los Centros Elica.

Esto se debe en parte a que muchos programas de salud con base en las escuelas ahora se encuentran “atrapados” en el cambio que está llevando a cabo el estado al pasar a un modelo de atención médica administrada para Medi-Cal, señaló Alex Briscoe, director de The Children’s Trust, una iniciativa que ofrece cuidados de salud en Los Ángeles. Dado que los proveedores de Medi-Cal solo pueden brindar servicios a los pacientes de atención administrada que estén inscriptos en su red, los proveedores con base en las escuelas a menudo deben lograr que las familias completen los trámites antes de poder brindar sus servicios. 

Briscoe, que lideró varios programas con base en las escuelas en el Área de la Bahía de San Francisco mientras se desempeñaba como director de servicios de salud del Condado Alameda, afirmó que a California le resultaría beneficioso contar con una mayor cantidad de dichos programas.

“Estos programas de cuidado de la salud con base en las escuelas son fundamentales para la población que recibe servicios de Medicaid”, señaló Briscoe. “Desafortunadamente, el estado de California —excepto algunas áreas de excelencia— se ubica muy por debajo de lo que debería estar en términos de tamaño y alcance de estos servicios”.

Follow the USC Center for Health Journalism Collaborative series "Uncovered California" here 

 

About This Series

Este proyecto es resultado de un innovador emprendimiento periodístico —The USC Center for Health Journalism Collaborative— que incluye una variedad de medios informativos de todo el estado de California dedicados a presentar informes conjuntos sobre las personas sin seguro médico que residen en el estado. Entre los medios informativos se incluyen los periódicos de Gannett Co., McClatchy Corp., La Opinión y Southern California News Group, así como también las emisoras Capital Public Radio y Univisión.

Topics in this Series

  • Asequibilidad
  • Acceso a los cuidados
  • Ampliación de la cobertura
  • Personas indocumentadas y sin Seguro
  • Soluciones legislativas