Skip to main content.

Redefinir quiénes son las personas en situación de pobreza podría cancelar la cobertura de Medi-Cal de miles de personas

Members of the California Poor People’s Campaign march in Fresno on Monday, April 8, 2019, to raise awareness on poverty.
Credit: John Walker/The Fresno Bee
Asequibilidad
USC Center for Health Journalism News Collaborative
January 10, 2020

La iniciativa de California para que todas las personas tengan acceso a cobertura de salud asequible podría quedar sin efecto si se impone el plan federal para cambiar las normas establecidas para definir el nivel de pobreza, según los analistas.

La administración Trump anunció el mes pasado que, en un intento de medir mejor la inflación, está considerando realizar cambios a la manera en que se establece la línea de pobreza —una medida de los ingresos del hogar usados por el gobierno federal para determinar quiénes califican para recibir ciertos programas y beneficios del gobierno—. Las nuevas opciones sobre la mesa podrían aumentar los umbrales del ingreso anual de los hogares necesarios para recibir Medi-Cal, CalFresh y otros programas gubernamentales.

A la fecha, las autoridades federales emplean el Índice de Precios al Consumo de todos los consumidores urbanos con el objetivo de ajustar la línea de pobreza únicamente en base al aumento de los precios de bienes y servicios. La nueva medida que se encuentra bajo la consideración de la administración, el Índice Concatenado de Precios para todos los consumidores urbanos, tomaría como supuesto que las familias están cambiando sus hábitos de consumo en respuesta a la inflación.

Por ejemplo, si el precio de las manzanas sube, esta nueva herramienta supone que las personas comprarán menos manzanas o las sustituirán por algo más económico.

No obstante, el investigador Ian Eve Perry del Centro para la Investigación Laboral y la Educación de UC Berkeley afirma que los residentes de bajos ingresos tienen menos opciones a la hora de realizar sustituciones. Igual pagarían por objetos y servicios costosos, como el alquiler y el cuidado infantil, aunque la nueva herramienta subestime su costo de vida. Como resultado, podrían dejar de cumplir con los requisitos para recibir ciertos programas públicos.

La investigación de Perry calcula que unos 30,000 niños y 30,000 adultos perderían su derecho a recibir Medi-Cal y más de un millón de californianos con cobertura subsidiada a través del mercado de seguros médicos Covered California calificarían para subsidios de menor monto o perderían totalmente su subsidio. Esto se debe a que el aumento en sus ingresos sobrepasaría el umbral del nivel de pobreza que generaría la nueva herramienta para medir la inflación.

“El costo de vida para las personas de bajos ingresos ya está de alguna manera subestimado”, señala Perry. “Estos conceptos suponen un costo de vida incluso más bajo, y eso solo empeorará las cosas”.

Sin embargo, Charles Blahous, analista e investigador principal del Centro Mercatus de la Universidad George Mason, señaló que ambas herramientas para medir la inflación sobreestiman el costo de vida y no están diseñadas para adaptarse a diferencias regionales.

“El objetivo del índice de inflación es medir la inflación general de los precios”, dijo y agregó que hay un fuerte consenso en que las herramientas “concatenadas” son más precisas que las que se emplean en la actualidad.

El anterior presidente, Barack Obama, propuso realizar este cambio en 2013 como forma de lograr un acuerdo sobre el presupuesto. Se calcula que podría haberle ahorrado al gobierno federal unos 130 mil millones de dólares en una década, según The Washington Post.

Blahous afirma que las iniciativas anteriores que buscaban cambiar las herramientas de medición de la pobreza se vieron afectadas por intereses políticos, y es una “mala idea intentar lograr cambios a nivel de políticas si no se mide correctamente la inflación”.

La administración Trump ha tomado otras medidas para ajustar las normas y así cambiar las políticas, como el caso de adaptar los criterios para establecer si un inmigrante se considera una carga pública, o una carga para los contribuyentes, por usar programas de ayuda gubernamentales, lo que tendría un impacto negativo en su capacidad para obtener la residencia permanente.

Los expertos afirman que cambiar la manera en que se ajusta la línea de pobreza podría tener un efecto negativo en las familias de bajos ingresos de California, ya que el costo de vida continúa creciendo rápidamente en muchas zonas. Los datos más recientes proporcionados por la Oficina Nacional de Censos de EE. UU. indican que California comparte el índice de pobreza más alto con otros dos estados en todo el país, tras el ajuste de costos como la vivienda y el cuidado de la salud.

Sara Kimberlin, analista principal de políticas de Centro de Presupuesto y Política de California, afirma que ya existe un desfasaje entre la línea de pobreza y el nivel de ingresos que las familias de California necesitan para sobrevivir.

Según el centro, el presupuesto promedio de una familia compuesta por un adulto y dos menores ascendía a casi 66,000 dólares en 2017, mientras que la línea oficial de pobreza para una familia de ese tamaño era tan solo de 19,749 dólares. En las zonas más caras del estado, el costo de las necesidades básicas llega a ser hasta cinco veces mayor a la línea federal de pobreza, según el informe. 

Kimberlin señala que no es realista esperar que el estado compense los fondos para cubrir a las familias que hayan sido eliminadas de dichos programas.

“Para el estado sería imposible encargarse de esta compensación”, afirma. “Son programas importantes que cuentan con una cantidad sustancial de fondos federales”.

La Oficina de Gestión y Presupuesto a nivel federal ha abierto un período para recibir comentarios sobre las herramientas para medir la inflación hasta el 21 de junio.  Para obtener instrucciones sobre cómo hacer comentarios, haga clic aquí.

 

Follow the USC Center for Health Journalism Collaborative series "Uncovered California" here 

About This Series

Este proyecto es resultado de un innovador emprendimiento periodístico —The USC Center for Health Journalism Collaborative— que incluye una variedad de medios informativos de todo el estado de California dedicados a presentar informes conjuntos sobre las personas sin seguro médico que residen en el estado. Entre los medios informativos se incluyen los periódicos de Gannett Co., McClatchy Corp., La Opinión y Southern California News Group, así como también las emisoras Capital Public Radio y Univisión.

More stories on Asequibilidad

Topics in this Series

  • Asequibilidad
  • Acceso a los cuidados
  • Ampliación de la cobertura
  • Personas indocumentadas y sin Seguro
  • Soluciones legislativas